FacebookTwitterRSSVimeoFlickr

Perú

Homilía de Francisco en Las Palmas: Caminar la ciudad con Jesús

En la homilía de la Santa Misa, celebrada en la Base Área Las Palmas, Francisco reforzó su mensaje de unidad y esperanza, y llamó a "caminar con Jesús nuestra ciudad".

Ante centenares de miles de fieles reunidos en Las Palmas, Francisco anunció el significado de la Navidad, que acabamos de celebrar: Dios con nosotros Emmanuel, que se encarna: “Es allí, en medio de los caminos polvorientos de la historia, donde el Señor viene a tu encuentro”. Mensaje central de una fe que no es evasiva ni espiritualista, sino enraizada en la realidad, porque Dios se hace humano.

Ese Dios viene a la ciudad: “Aquí viene el Señor…a Ninive, a Galilea, a Lima, a Puerto Maldonado, a Trujillo. Se pone en movimiento para entrar en nuestra historia personal concreta”. Viene a “nuestras ciudades, con las situaciones de dolor e injusticia que a diario se repiten”.

Francisco denuncia que hay diferencias en la ciudad, que todos no son ciudadanos en el mismo nivel: “existen ciudadanos que consiguen los medios adecuados para el desarrollo de la vida personal y familiar –y eso nos alegra-, el problema está en que son muchísimos los ‘no ciudadanos’, los ‘ciudadanos a medias’ o los ‘sobrantes urbanos’ (Evangelii Gaudium 74)… que van a vivir a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna y duele constatar que entre esos ‘sobrantes humanos’ se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes. Se encuentra el rostro del futuro”.

Haciendo referencia al "síndrome de Jonás", el Papa señaló que no podemos huir de esta realidad, ni ser indiferentes ante ella, ni tener un “corazón cauterizado”, endurecido. "¿Cómo encenderemos la esperanza si faltan profetas? ¿Cómo encararemos el futuro si nos falta unidad? ¿Cómo llegará Jesús a tantos rincones, si faltan audaces y valientes testigos?, fue uno de los principales mensajes que dejó Francisco a los peruanos.

Por lo tanto, Francisco llamó a seguir el ejemplo de Jesús y entrar en la ciudad para sembrar a esperanza y decir que “el Reino de Dios está cerca, Dios está entre nosotros”.  El Evangelio, la buena noticia, es un "antídoto contra la globalización de la indiferencia". Solo respondiendo a la invitación del Señor a caminar "nuestra ciudad", unidos en la esperanza, podremos conseguir que “la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada por las armas de la paz”. 

(Con información de OSEVOZ, centro de prensa del Observatorio Socioeclesial)

 

 

¿Dónde estamos?

Descubra las Plataformas Regionales y Redes de Obras que dan vida a nuestra misión en el Perú.
» Ver mapa

¡Suscríbase!

Reciba nuestras "Noticias para los Amigos" ingresando su correo electrónico:

Logo